Marvel Academy

¡Bienvenid@!

Se bienvenido a este foro, no hace falta saber de marvel para estar aqui, con que busques divercion podras estar aqui, como veras por ahora no somos muchos, pero prometemos buen rol y actividad por parte de ellos y nosotros la administracion, colaborando como narradores en donde seamos requeridos, contamos con personajes cannon y estamos bajo un multiuniverso completamente nuevo de marvel con el fin de ser originales y darle oportunidad a ustedes usuarios nuevos de desarrollar su personaje desde cero mucha suerte Administracion
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Pasad el mouse

Últimos temas
» dsafagfdsfsdfds
Jue Jun 02, 2016 7:35 pm por Romance

» Boton de Afiliacion ~creado~
Jue Abr 17, 2014 9:04 pm por Invitado

» Other World {RPG Naruto/Inuyasha/Saint Seiya} élite:cambio boton/trama
Lun Abr 14, 2014 10:06 am por Invitado

» Hunter's Brotherhood, problemas con vuestro boton, afiliacion elite
Vie Abr 11, 2014 8:58 am por Invitado

» Capitulo II: Inscripciones
Vie Mar 21, 2014 9:07 pm por Elizabeth Bogar

» [Normal] Dorian Gray P.A
Jue Mar 20, 2014 8:42 pm por Invitado

» Corta ausencia
Jue Mar 20, 2014 5:14 pm por Kiara A. White

» Pide Rol
Sáb Mar 15, 2014 2:55 pm por Kiara A. White

» Capitulo II: En Busca de ayuda
Jue Mar 13, 2014 11:51 pm por Miedo

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 48 el Sáb Jun 16, 2012 4:48 pm.
M F
Dioses Guerreros 0 0
Espectros
Generales Marinos
Dorados 0 0
Plata 0 0
Bronce 0 0
TOTALS

Clima

Emisferio Sur:
Emisferio Norte:














Créditos&Copyright

Skin diseñado por Skaôi de SourceCode. Crédito, crédito, crédito & Copyright.


Fábulas de Vossed

33/50
Darkest Night: El foro de rol de DC Comics Protego Maxima League of Legends Protego Maxima Tu foro aquí Tu foro aquí Tu foro aquí Tu foro aquí Tu foro aquí Tu foro aquí Tu foro aquí Tu foro aquí Tu foro aquí Tu foro aquí Tu foro aquí Tu foro aquí Tu foro aquí Tu foro aquí Tu foro aquí Tu foro aquí Tu foro aquí

Concurso de fan fics

Ir abajo

¿Cual Fic te gusto mas?

40% 40% 
[ 2 ]
60% 60% 
[ 3 ]
 
Votos Totales : 5

Concurso de fan fics

Mensaje por Acción el Vie Ago 17, 2012 12:11 pm

Mis palabras no son suficientes para expresar lo mal que me siento por haberlos hecho esperar tanto y ninguna escusa es suficientemente valida tampoco. Sólo puedo explicarles que algo grave sucedio que me forzó a irme por un tiempo, dejandoles ese aviso y que nunca esperé que el calendario avanzará tanto hasta el día de hoy incluso en numerosas ocasiones me olvide de todo lo que tenia que hacer aquí. De haber tenido un poco más de cabeza entonces o haber sido más precavido hubiera posteado rapidamente los fics y dejado a alguién más a cargo, pero mi orgullo me hiso pensar que no hiba a tardar tanto y que podría manejar la situación entonces. Realmente lo lamento.

Pero en fin, creo que es hora de dejar de pensar en los hubiera para hacer lo que debí hacer hace mucho, presentarles los dos fics que entraron al concurso.
Las reglas de la votación son simples y son las siguientes:

1.- Cada persona votará por un sólo fic escribiendo un post diciendo el numero del fic.
2.- Está prohibido votar por tu propio fic.
3.- Las votaciones estarán abiertas hasta el viernes 24 de agosto.

Cómo son sólo dos fics, sólo ese tiempo daré. Disfrutenlos.

Fic 1
Mark Morrison:

Era un cálido día otoñal en Londres. Las hojas caían de los árboles para luego quedar olvidadas para siempre. Mark Morrison caminaba por las calles de la ciudad a grandes trancos. Las hojas crujían bajo sus pies mientras él pensaba en sus asuntos. Hacía ya casi tres años que había salido de la casa de sus padres y había comenzado a trabajar en la empresa. Ahora era ejecutivo, tomaba decisiones menores y todo gracias a que el resto de la gente eran unas incompetentes. Pero no podía seguir desperdiciando sus poderes. De repente, escucha unos extraños ruidos similares a disparos. Acelera el paso buscando la fuente de dichos sonidos, y se sorprende al terminar parado frente a un banco.
-Debí haberlo imaginado...- Pensó con resignación. No era nada más que un clásico robo en un banco. La gran cantidad de actos delictivos crecía día a día y cada vez habían menos héroes dispuestos a evitarlos. -Bueno, creo que la sociedad necesita de mis genes superiores- Dijo nuestro héroe en voz alta. Subió rápidamente las escaleras que se dirigian hacia la puerta principal, y entró al edificio estrepitosamente. Dentro, pudo observar a una gran cantidad de víctimas que se encontraban acostadas en el suelo con las manos en la cabeza, mientras 4 personas enmascaradas se encargaban de robar el dinero. Solo 3 de ellos poseían armas de fuego. Corrió utilizando su velocidad sobrehumana, para propinarle un fuerte golpe en la mejilla derecha al que poseía el arma más grande antes de que pudiera reaccionar, dejándolo fuera de combate. Ahora los otros dos ladrones lo apuntaban con sus armas.
-¡Q-Quieto! O... ¡disparare!- Dijo uno de ellos temerosamente. Mark se limitó a sonreir, y creó 2 clones que corrieron hacia estos delincuentes. La velocidad de estos era increíble, y comenzaron a golpearlos antes de que siquiera pudieran reaccionar. Dos menos.
-Hmph... principiantes...- Pensó Mark. Deshizo sus clones, y pudo observar como el cuarto ladrón se arrodillaba ante él, completamente aterrado. -¡Por favor, no me hagas daño! ¡T-Te daré una parte del dinero si me ayudas a escapar!- Dijo este, extendiendo unos billetes hacia el héroe. Mark solo se limitó a propinarle un fuerte puntapié en el mentón. -La gente como tu me repugna... eligen el camino más fácil y piensan que todos tienen un precio. Espero que te guste pudrirte en prisión-.
Luego de devolver el dinero a la agradecida cajera, ésta le dijo que ya había llamado a la policía para que apresara a los noqueados ladrones. Al recibir tantos elogios de ésta, Mark se limitó a decirle vanidosamente: -Le ruego que no lo mencione más, solo cumplía mi deber como ser superior.- Posteriormente, salió caminando con una sonrisa triunfante, para reanudar su camino.


Mientras caminaba, el héroe escuchó una sombría voz detrás de él. -¿Conque te crees un ser superior, eh?- Mark volteó la cabeza buscando a alguna persona que lo estuviera mirando, pero no encontró nada. Cuando se disponía a seguir caminando, recibió un fuerte puñetazo en la cara, que lo hizo retroceder. Ahora pudo observar a un hombre de avanzada edad frente suyo, con los puños en alto y una enorme sonrisa de oreja a oreja. -Vamos... si eres superior, ¡Golpéame!- Dijo sin perder esta sonrisa. Dominado por la ira, Mark se lanzó hacia el viejo intentado propinarle un fuerte golpe con sus nudillos, pero para su sorpresa, a pesar de estar utilizando su super velocidad, este pudo esquivarlo fácilmente.
-¿Eso es lo mejor que puedes hacer? Me decepcionas-. Lo único que hacía el viejo era aumentar la ira del héroe. Este trataba y trataba de golpearlo, sin dar en el blanco. El espectáculo que siguió fue digno de admiración, incluso similar a una coreografía. Mark lanzaba golpes, patadas, hasta cabezasos, que nunca llegaban a destino, mientras el viejo se movia ágilmente esquivando todo.
Pasados unos minutos, gotas de sudor caían por la cara de Mark. Al ver su intenso cansancio, el viejo bajó la guardia y procedió a hablarle.
-Lamento lo de antes... ¿Te apetecería acompañarme? Necesito hablar contigo. No te preocupes, solo será un momento.- Dijo con una sonrisa en la cara. Mark no podía salir de su asombro. El viejo acababa de golpearlo, habían estado riñendo hasta hace unos momentos, y ahora lo invitaba a hablar apaciblemente. Trató de balbucear unas palabras, pero había algo en el hombre, algo que le inspiraba tranquilidad. Sin decir más, el héroe siguió a su reciente némesis, mientras este caminaba tranquilamente y sin hablar, como si nada hubiera pasado. Llegaron hasta un auto algo viejo, pero en perfectas condiciones. Un precioso Mustang Shelby GT 500 del 67 perfectamente conservado. Ambos se subieron mientras el viejo tarareaba una antigua canción hace tiempo olvidada.

El hombre transitaba rápidamente por las calles de Lóndres, y Mark no salía de su asombro. A pesar de eso no pronunciaba palabra alguna, y esperaba pacientemente alguna explicación, por casi media hora. El auto frenó repentinamente frente a un extraño edificio, rodeado de descampados. Los dos bajaron y el joven siguió al viejo una vez más. hasta adentrarse en lo que parecía un galpón abandonado. Tenía algunos vidrios rotos y se veía mal pintado por fuera. Caminaron adentrándose en el edificio, que poseía escasa luz y estaba completamente vacío.
-Creo que aquí estará bien. No hay muchos mirones alrededor, o si?- Dijo el viejo dirigiéndole una sonrisa a Mark. -Ah, por cierto, puedes llamarme Mifune. Verás... esto es complicado de decir. Alguna vez en mi juventud fui algo similar a un héroe. Los maleantes huían al verme llegar, y defendía la justicia... a mi manera. Pero como podrás ver, soy viejo. Mis huesos ya no pueden recibir el castigo de antes, y siempre quise tener algo así como... un sucesor. Alguien que siga mi camino, que transcurra por donde yo ya estuve. ¿Me sigues?-
Mark estaba algo confundido, aún no salía de su asombro. ¿Acaso estaba dentro de una alocada historia sobre héroes y villanos, gente que envejece y se preocupa por la justicia cuando ya no estén? Pero... al mismo tiempo se sentía bien tener algún modelo a seguir, no solo vagar sin rumbo por la vida. Luego de unos segundos pensando y analizando, el joven respondió.
-Esto es algo... extraño. ¿Qué te parece si hacemos un trato? Tú me enseñas todo lo que sabes, tus creencias y tu camino, y yo decido si seguirlos.- Mifune lo miró algo sorprendido.
-Eso que acabas de decir es algo injusto, y lo sabes. Pero, creo que tienes derecho al menos a eso. Bueno, lo primero que tengo que decir es que me gusta tu estilo de pelea, por eso te traje. Pero te faltan cientas de cosas por aprender. No puedes estar tirando golpes como un loco. Además tienes que aprender a controlar tus poderes...-
-¡¿Quién te dijo sobre...?!-
-¡Tranquilo! Tengo muchos ojos en la ciudad que me informan. Pero tienes que aprender a combatir sin usarlos. Nunca sabes en que situación te encontrarás, y no puedes depender solo de tus genes. Tienes que confiar en tu propia fuerza. Es por eso que hoy te enseñare el arte de la espada... un arte milenario, y completamente honorifico y justo. ¡Agarra!- Dijo Mifune mientras le lanzaba un bulto. Mark apenas había notado los dos paquetes alargados que traía bajo el brazo. El hombre desenfundó una larga katana, y el joven lo imitó. -Comienza el entrenamiento- Dijo el viejo con una sonrisa.

Durante un lapso de tiempo que parecieron horas, el hombre que se hacía llamar Mifune instruía al joven Big Bang en el arte de la espada. Movimientos básicos, técnicas, y muchas otras cosas. Las espadas chocaban con agudos estruendos, que cortaban el tenso silencio antes de cada estocada. Al cabo de varias horas, Mark ya tenía bastante idea acerca de manejo de la espada, puesto que Mifune era un espectacular maestro, y además no le faltaban facultades. Parecía que había nacido con una espada incrustada en el brazo. Sus movimientos eran naturales y fluidos, y podía percibir ataques como un espadachín con experiencia. Pero aún le faltaban miles de cosas por aprender. Decidieron tomar un descanso, sentándose en elfrío cemento bajo sus pies.
-Vaya... te mueves bien chico. Me recuerdas a mi en mis tiempos mozos.-
-¿Hablas de la prehistoria? Increíble que alguna vez hayas sido joven.- Dijo Mark burlonamente. Mifune sonrió de oreja a oreja, y continuó.
-No te confíes demasiado muchacho. Te falta demasiado como para confiarte. Espero que aceptes este pequeño regalo de mi parte... - Dijo extendiéndole la katana que había estado usando durante la práctica. -Es mi vieja espada, Kamui. No te digo que sigas mis pasos, pero al menos no dejes de practicar. Escuché que el legendario Tony Stark abrió una Academia de Superhéroes. Creo que deberías ir. Allí encontrarás la ayuda necesaria, mucho mejor que la mía.- Luego de dirigirle nuevamente una sonrisa, se paró dificultosamente. -¿Te llevo al aeropuerto?- Dijo mostrándole las llaves del auto. Mark no sabía que decir, estaba atónito. No podía creer la generosidad del hombre.
-Con llevarme a mi hogar está bien, gracias. Allí pensaré lo del viaje...- Mintió el chico. Ya había tomado una decisión.


Mark bajó del auto luego de saludar a Mifune. Este le había dicho que debía volver a comunicarle su decisión. Cuando aprendiera a controlar sus poderes volvería a escuchar acerca del camino del enigmático héroe. Saludó al viejo y caminó hacia su casa. Iba a emprender un nuevo viaje que cambiaría su vida. Una vez dentro de su hogar, preparó una valija algo pequeña. Allí puso solo la ropa necesaria, él no deseaba llevar más peso del estrictamente necesario. Al terminar, notó que estaba completamente agotado. Después de todo, había estado entrenando con el viejo durante casi 10 horas. Afuera estaba oscuro y la luna ya estaba en lo alto del cielo nocturno. Luego de comer algo y poner el despertador a las 7 AM, se recostó y quedó profundamente dormido. Su mente se lo estaba pidiendo a gritos.

La alarma sonó reiteradas veces hasta que Mark tanteó la mesa de luz buscando el reloj. Se levantó, y entre bostezos se vistió. Mientras desayunaba y leía un libro que había comprado recientemente, notó algo fuera de lo común. No había escuchado ruidos de automóviles en ningún momento, lo cual era raro puesto que a esa hora la gente salía a trabajar. Pero no le dio mucha importancia y prosiguió con la lectura. Minutos más tarde se encontraba reservando un pasaje de avión por teléfono. El vuelo saldría en aproximadamente dos horas, pero saldría en ese momento para evitar imprevistos.

Con la valija a su lado y la katana colgada al hombro, salió por la puerta principal. Pero algo estaba mal. La sorpresa de Mark fue enorme al ver que tanto la calle como la vereda, e incluso los autos allí estacionados, estaban cubiertos por una gruesa capa de pasto, oscura y salvaje, que parecía crecer con cada segundo. Parecía si un bosque se estuviera alzando en el medio de la ciudad. -Pero qué caraj...- Se preguntó el joven. No comprendía el por qué de éste extraño suceso completamente insólito. La ciudad se encontraba vacía, además.

Mark presintió que sería otro día agitado. Comenzó a caminar buscando alguna persona que pudiera decirle que había pasado, pero no hubo caso. Se apoyó contra un viejo y pequeño árbol, esperando ver aparecer alguna señal de vida humana. -No entiendo que sucede... Solo espero sea algún error humano, y no obra de u...- Pero no pudo terminar la frase. El árbol contra el que estaba apoyado comenzó a vibrar fuertemente, provocando que el joven entrara en estado de alerta. Luego, una larga rama intentó golpearlo justo en la cabeza, pero gracias a sus reflejos y velocidad sobrehumana pudo esquivarla fácilmente, y luego saltar hacia atrás alejándose.

Lo que pasó después fue increíble. El árbol comenzó a agitarse violentamente, y sus raíces comenzaron a separarse del suelo, hasta quedar afuera completamente. Los otros árboles de la cuadra tuvieron la misma reacción, moviéndose lentamente hacía donde Mark se encontraba. Parecían ser violentos y querer herirlo, agitando sus hojas y provocando un ruido amenazador. -¡¿QUÉ DEMONIOS PASA?! ¡¿ACASO ESTÁN TRATANDO DE MATARME?!- Pensó alarmado.

Sin dudarlo, el joven héroe se alejó algunos metros rápidamente, y creo tres clones. Éstos corrieron adentrándose en la horda de árboles, y antes de que fueran destruidos por la violenta vegetación, explotaron, produciendo un fuerte estruendo. Ramas, madera y hojas secas volaron hacia todas direcciones, destruyendo las vidrieras de los negocios aledaños. Mark se refugió detrás de una camioneta, quedando ileso. Aún no terminaba de comprender lo sucedido. Pero trató de serenarse y siguió caminando, alerta ante cualquier peligro. Pero el peligro ya lo había encontrado a él.

-¿Cómo osas destruir la naturaleza? ¡Ahora la naturaleza cobrará venganza!- Escuchó Mark a sus espaldas. Hubiera sido golpeado en la cabeza con un largo bastón, de no ser porque Mifune bloqueó el golpe con su katana. El atacante retrocedió, y ahora Mark pudo verlo de completamente. Parecía un hippie, con un cabello largo y verde que le llegaba hasta la cintura. Llevaba ropas similares a túnicas, ostentosas, y con ellas parecía el soberano de algún pueblo antiguo. Poseía un bastón largo, que terminaba en bifurcaciones, similar a la copa de un árbol sin hojas. -¡M-Mifune! ¿Qué haces aquí y que está pasando?- Titubeó Mark. -He estado cortando plantas asesinas todo este tiempo, sinceramente no tengo idea. Pero creo que tiene que ver con este loco aquí presente. ¡Ey, tú, lunático! ¡¿Quién demonios eres?!- Gritó el viejo.

El pintoresco hombre comenzó a reír perversamente, y se produjo un largo y tenso silencio. Finalmente, el exótico villano respondió. -Pobres mortales que sucumbirán ante la revolución. Una nueva revolución que acabará con los humanos. Soy Father Nature, el padre de la naturaleza, amo y señor de las plantas. Ya he visto lo que hace los hombres. ¡Cortan, queman, arrasan, contaminan, destruyen! Pero nunca más. Destruiré ciudad por ciudad, llenándola de vida y acabando con los invasores. ¡Hoy comienza la venganza de la naturaleza!- Dijo Father Nature, con una ira acumulada hacía ya largo tiempo. Luego de decir esto, extendió el bastón hacia el suelo, y de este crecieron 5 plantas extrañas, similares a humanos. Estos humanoides medían cerca de dos metros de alto, y estaban constituidos por una maraña de hojas y enredaderas. -¡Sufran la furia de la naturaleza!- Gritó el hombre, mientras los humanoides corrían violentamente hacia los héroes. Sin dudarlo, Mark creó 3 clones, que desenvainaron sus espadas, y junto al original y a Mifune combatieron a estos monstruos. Hojas, ramas y clorofila volaban de aquí para allá, con cada corte de los héroes, hasta que solo quedaron restos sin vida de los elementales.

El hombre de verdes cabellos les echó una mirada asesina. Cada planta destruida le dolía como si de una puñalada se tratase. -Malditos... ¡Sufrirán toda mi ira!- Dijo mientras apoyaba una mano en la gruesa capa de pasto bajo sus pies. Cerró los ojos, concentrándose, y la tierra comenzó a temblar. Nuevamente, plantas y enredaderas surgieron, mucho más violentamente. Pero esta vez, envolvieron a Father Nature, y crecieron, hasta convertirse en un elemental de unos 5 metros de alto. Sus pies eran troncos gruesos, y sus manos ramas largas y afiladas, y su cuerpo producía un ligero resplandor verdoso . Su cabeza terminaba en algo que parecía una flor extraña, de color rojizo. El gigante humanoide rugió, y la tierra tembló una vez más.

-Parece que no puedo tener un día tranquilo. Iba a irme pacíficamente hacia Estados Unidos, pero tengo que matar a un loco que planea dominar al mundo con sus plantas. ¡Y ahora se convirtió en un loco gigante!. Que molestia...- Dijo Mark. Pero esa era su suerte, y solo le quedaba resignarse. Ahora el elemental comenzó a patear y golpear edificios. Todo se desmoronaba, y los héroes corrían tratando de salvarse de quedar bajo los escombros. Los clones de Mark treparon una de las piernas del gigante, y explotaron, destruyéndola. La pérdida del miembro causó que éste perdiera el equilibrio y cayera estrepitosamente. -¡Bien hecho muchacho! Ahora solo hay que d...- Pero antes de que Mifune terminara de hablar, la pierna del monstruo comenzó a regenerarse. Después de todo era como un árbol, y un árbol podía volver a crecer. Se paró lentamente una vez más y reanudó su camino de destrucción.

-Tengo una idea Mifune... ¡Distráelo!- Dijo Mark. -Para ti es fácil decirlo...- Respondió con resignación el viejo héroe. Este corrió ágilmente hacia el elemental, y le clavó su katana en la pierna. Éste apenas sintió una punzada, suficiente para llamar su atención. -¡Ven hacía aquí marihuana súper crecida!- Le gritó tratando de provocarlo, y se alejó velozmente para no ser aplastado. Mientras tanto, el joven Big Bang buscaba un edificio lo suficientemente grande como aplastarlo. Sus ojos se detuvieron sobre la torre de una iglesia, alta y suficiente como para matar a la gigantesca abominación. Se adentró en la estructura y creó dos clones, y buscó los pilares principales. Los clones estallaron, causando que escombros cayeran del techo y todo se agitara. Mark creó nuevamente 3 copias de si mismo. -Bueno, unos estallidos más y la iglesia caerá. Ahora, tú, ve hacia allá. Y ustedes dos diríjanse a ese punto, cerca de la esquina. A mi señal, esperen 3 segundos y estallen.- Les indicó. Salió del edificio y pudo divisar a Mifune huyendo del elemental a unas cuadras de allí. Corrió y gracias a su velocidad sobre humana, los alcanzó en segundos.

-¡Ahora que tienes su atención, sígueme hasta la iglesia! Aplastaremos al maldito.-
-¡Eso es una blasfemia, chico! ¡No puedes destruir la casa del Señor!-
-¡Si no lo hacemos, no tendrás ningún Dios que adorar y este idiota seguirá destruyendo ciudades! Mifune asintió, sabía que Mark tenía razón. Ambos corrieron evitando los golpes del gigante, hasta llegar nuevamente al edificio. Esperaron al elemental que se movía de manera torpe, y cuando esta casi sobre ellos, Mark silbó fuertemente, mientras se alejaba rápidamente con Mifune pasando por debajo de los pies del monstruo. El tiempo pasó...1...2...3 segundos. Y una explosión cortó con la tensión. La torre de la iglesia se desmoronó hacia adelante, aplastando por completo al enorme árbol viviente. Los héroes hubieran sido aplastados si se hubieran demorado un segundo más. La amenaza había sido erradicada.

-Bueno, supongo que eso fue todo. Bien hecho muchacho.-
-No fue nada... pero te agradecería que me llevaras al aeropuerto, o voy a perder mi avión.-
-Conque decidiste ir... de acuerdo. Pero te aconsejaría que te bañaras primero, estás empapado con clorofila.- Y era verdad. Su traje, el cual alguna vez había sido negro, ahora estaba lleno de manchas verdes. El joven río, hacía mucho que no lo hacía. Pronto se embarcaría en un viaje que lo llevaría a decidir que camino tomar, si el de un héroe o el de un villano que solo seguía sus intereses. Pero eso no importaba ahora. En ese momento solo debía alegrarse debido a su victoria. [color=orange]-Ya habrá tiempo para preocuparse por eso...-[/color] Pensó alegre. Ese día terminó una etapa de su vida, dejando lugar a nuevas aventuras.



Fic 2
Alexey Volkov:

Alexey Volkov escribió:
Por el Dinamo y la Patria.


Fecha: 24 de Abril del 2016.
Lugar: Escuela Superior de Comercio BI, Oslo, Noruega.
Hora: 19: 33 hrs.
Clima: Noche nublada, humedad y temperatura muy baja.


Alexey Volkov apartó la mirada del horizonte lleno de nubes y bajó la capucha de la sudadera negra que llevaba encima, para dejar que la helada brisa Noruega desordenara su cabello ya algo largo. Estaba agotado, había pasado un largo viaje en avión para llevar a aquel país nórdico desde San Francisco, y por sobretodo estaba sorprendido. No era para menos, todo era muy extraño, tal vez demasiado, todo había comenzado el día anterior cuando en medio de su entrenamiento había sido interrumpido por un agente Ruso que habían dejado entrar a la Academia, al parecer el gobierno de su Patria le solicitaba para una misión de urgencia que si cumplía exitosamente pesaría para “Reconsiderar su Situación de Exilio”. Aunque, por supuesto, Alexey no podía negarse si en verdad quería volver a pisar algún día su hogar, así que aceptó de inmediato, apretando los puños por la impotencia. No le habían dado razones, ni motivos, ni ningún tipo de información sobre lo que sea que debería cumplir, únicamente le habían entregado un sobre, del tamaño de un billete de dólar, un auricular con el que debería comunicarse con su “contacto” en el Ejército Ruso y le habían dado un boleto a Noruega, con una dirección en el reverso a la que debería ir, con día y hora asignados para entregar el Sobre. Luego de todo un día desperdiciado gastando el poco dinero del que disponía, Alexey había terminado en el lugar que le indicaba el boleto, una especie de universidad de economistas, y esperaba lo que fuera que iba a pasar o a quien fuera a quien debería entregar el sobre.

-Despierta, Sujeto 37. ¿Me recibes?.- Carraspeó una voz en el auricular de Alexey. El muchacho incluso había olvidado que tenía aquel aparato que le habían dado, por lo que se extrañó al escuchar su código en los proyectos de estudios mutantes del gobierno Ruso.-Si. Estoy listo para recibir instrucciones.- Exclamó Alexey, mientras presionaba el botón del auricular.-Bien. Mi nombre no es importante, pero puedes llamarme Vlad. Escucha, estas en una misión de entrega de documentos, un científico, el Doctor Yuripor se acercará a ti en unos minutos y deberás entregarle el sobre que tienes. Lo identificaras, mayor de edad, un sombrero azul y traje negro. Que sea rápido y sin complicaciones. Dale el sobre y regresa al aeropuerto en el que aterrizaste, un hombre te estará esperando en la entrada 15 para darte tu boleto de regreso. Incluso un recluta podría hacer esto.- El mutante tomó asiento en una banca cercana a la puerta del edificio para seguir con la conversación.-¿Entonces por qué me traen desde otro continente a hacer esto?.- Una ligera risa pudo escucharse en el auricular.-Porque queremos probarte, Sujeto 37, además que solo alguien con tus habilidades podría hacer frente a las complicaciones que podrían darse en esta misión.- Esas palabras dejaron desairado a Alexey.-Buena suerte, Amenaza X. Corto.-

El joven entrecerró los ojos y maldijo en silencio, no podía imaginar a que se estaba enfrentando o siquiera si el Gobierno Ruso estaba burlándose de él con aquella “misión”, algo apestaba ahí y no necesitaba tener que tragarse la mitad de la historia del tal Vlad para saberlo. Sin embargo no tenía muchas opciones, así que el mutante se limitó a recostarse en el respaldo de la banca, esperando que el Doctor no tardara en hacer su aparición. Y efectivamente, no pasó mucho tiempo para que el hombre con el sombrero azul llegara caminando a donde se encontraba Alexey, en realidad el muchacho lo había visto desde lejos, pero había preferido no levantarse para evitar llamar la atención de alguien por si era vigilado. Para su suerte el tal Doctor Yuripor parecía reconocerlo, pues se acercó de inmediato a la banca y tomó asiento a un lado del estudiante, cruzando las piernas. Alexey rebuscó en el bolsillo de su sudadera negra hasta dar con el sobre y emitió un bostezo, mientras disimuladamente introducía aquel objeto en uno de los bolsillos del traje del Doctor, para que después el hombre se pusiera nuevamente de pie y comenzar a caminar en dirección contraria por la que había venido. Amenaza X sonrió de medio lado, esperanzado que todo hubiese terminado y cerró los ojos un momento. Al menos hasta que el grito desgarrador de una mujer lo trajo de vuelta a la realidad.

Por puro instinto Alexey dirigió la mirada a donde había provenido el grito y se encontró observando a un grupo de personas que apuntaban al cielo, asustados. El mutante giró el rostro y se puso de pie por la impresión, al observar como el cielo nocturno era surcado por una figura brillante de color rojo de aspecto metálico. No pudo evitar que a su mente llegara la figura de Iron Man, pero tuvo que retirar esos pensamientos de inmediato, al comprobar que la inmensa mole de metal que se acercaba a donde se encontraban, y que parecía no volar a mucha altura, no lucía ni lejanamente similar a Iron Man. Alexey reparó en sus órdenes y buscó con la mirada al Doctor que, como imaginaba, se abría paso en medio de la asombrada multitud, tratando de escapar. Las exclamaciones de terror no se hicieron esperar entre las atemorizadas personas cuando aquella mole de metal sobrevoló el edificio en círculos, como registrando el lugar. El estudiante actuó de prisa y tocó un poste de luz con su mano derecha, transformando todo su cuerpo a las propiedades del acero del que estaba hecho, usando sus poderes mutantes, para después correr en dirección al Doctor. Y sin embargo el monstruo metálico se adelantó a él y extendió su brazo derecho, aún en el aire, para después disparar una especie de ráfaga de energía roja que estalló con una fuerza equivalente a la de una bomba, justo frente al edificio. La atronadora detonación se siguió por un torbellino de sangre y miembros desperdigados por doquier, infestando con el aroma a muerte y carne quemada que, desafortunadamente, conocía Alexey tan bien. Pero el Doctor no había muerto en la explosión, en realidad solo había sido despedido contra un muro y permanecía en el suelo, lamentándose de una pierna. La tenebrosa idea de que aquel ser de metal solo había disparado contra los civiles para despejar el lugar de intrusos mientras buscaba a su objetivo hizo a Alexey preguntarse contra que se estaba enfrentando. Finalmente el muchacho encontró al Doctor Yuripor de pie, este pareció asustarse al ver la forma transformada del mutante y le tomó unos segundos reconocerlo. Alexey apoyó el brazo derecho del doctor en su espalda y le ayudó a caminar hasta ponerlo a cubierto detrás de un muro que dividía el jardín de la universidad.

-¡Sujeto 37!¡Me recibes!¡Aquí Vlad!¿Que sucede?.- El grito de su contacto en el auricular molestó a Alexey, por lo que respondió de inmediato.-Estamos siendo atacados por una especie de máquina gigante humanoide, he puesto a resguardo al doctor.- Una voz ronca interrumpió a Alexey.-Dinamo Negro.- El mutante se sorprendió y volvió la mirada al Doctor que había comenzado a hablar, sin dejar de lamentarse por su pierna.-Es un traje de combate construido en derivación del proyecto “Dínamo Carmesí”, fue robado de instalaciones militares Rusas hace unos días por Terroristas Separatistas.- Alexey recordó los anuncios publicitarios que tantas veces había visto cuando era niño de la “Guardia Invierno” un grupo de héroes Rusos entre los que se encontraba el Dinamo Carmesí, un equivalente a Iron Man.-Es suficiente, Amenaza X, no necesitas saber más. Basta con decirte que ese terrorista quiere al Doctor vivo, debes evitar que sea capturado a cualquier precio. ¿Entiendes tus órdenes? Llévate al Doctor Yuripor de ahí… ¡De inmediato!.- Alexey Volkov escuchó atentamente los gritos y las explosiones, restando importancia a los gritos de Vlad, conocía ese sonido, recordaba el día en que había descubierto sus poderes, por su culpa habían muerto demasiadas personas y ahora todo volvía repetirse.-Ve por él, muchacho…- La voz del anciano alertó al mutante, que se giró para mirarlo.-No podemos dejar que más inocentes mueran por nuestra estúpida carrera armamentista. Yo cree a esa cosa y ahora me quieren para hacer más. Pero tú puedes pararlo, lo veo en tus ojos, puedes ser un héroe. Su punto débil es el generador en su pecho. Acaba con él.- Afirmó el Doctor dando una palmada en el hombro de Alexey.-¡Agente Volkov!¡Llévese al Doctor ahora mismo!¡¿Me recibe?!.- Rugió Vlad, notablemente desesperado.

Alexey no dudó un instante, se levantó y dio un salto para superar el muro mientras buscaba con la mirada al Dinamo Negro. Y no tardó en encontrar a la inmensa mole metálica en medio de la calle disparando contra cada grupo de personas que veía, haciéndolos explotar en llamaradas que consumían todo a su paso, por medio de algún tipo de rayo de plasma rojo. Amenaza X buscó en el bolsillo de su sudadera hasta encontrar una moneda de titanio que siempre llevaba consigo, y de inmediato asimiló las propiedades del material. El conductor del Traje de Batalla notó la naturaleza metahumana de su adversario y colocó al Dinamo Negro en guardia, listo para disparar, mientras Alexey corría en su dirección. Dos Ametralladoras Gatling surgieron de los brazos de la Mole metálica y apuntaron contra el mutante, accionándose al instante. Una lluvia de balas impactó de lleno a Alexey, forzándole a retroceder en un primer momento debido a la fuerza de los disparos, sin embargo el Titanio del que estaba compuesto el cuerpo de Amenaza X era tan denso que las balas revotaban en su cuerpo, una a una, cual virutas de papel. Alexey usó toda la fuerza de voluntad que tenía y comenzó a caminar en dirección al Dinamo Negro, avanzando lentamente debido a que los impactos de las bala de la ametralladora eran cada vez más potentes. El Operador de la Armadura no debió dar crédito a lo que veía, por que de inmediato desplegó de los brazos del Dinamo Negro los cañones de plasma que había usado contra la multitud, que aparentemente se habían recalentado, para después accionarlos, causando una tremenda explosión que levantó una densa nube de humo donde antes había estado Alexey.

Hubo un momento de duda en el Dinamo Negro que comenzó a caminar pesadamente hacia la nube de humo. Por lo menos hasta que un auto surgió de esta a gran velocidad, estrellándose contra él. La Mole mecánica retrocedió, forzando el asfalto del suelo, mientras paraba el vehículo, al que le siguieron dos más que surgieron de la nube. Una vez que el humo se dispersó, el Operador del Dinamo Negro pudo ver al muchacho corriendo, para después cargar un automóvil y lanzárselo, demostrando una tremenda fuerza. Sin embargo la Mole mecánica comenzó a responder de inmediato, disparando con sus rayos de plasma a cada nuevo auto que lanzaba Alexey, haciéndolos reventar en explosiones rápidas en el aire. Finalmente no hubo vehículo al alcance del mutante y el Hombre que operaba el Dinamo Negro sonrió dentro de la Armadura, para después jalar el gatillo de los cañones de plasma que apuntaban a Amenaza X, de inmediato hubo una explosión, pero para su sorpresa ninguna provino de donde se encontraba Alexey. El Operador miró con tremendo miedo como los cañones de plasma de sus brazos habían reventado, sobrecargados por tantos lanzamientos de energía sin dar tiempo para que se enfriaran, dejándolo vulnerable. Y el miedo se transformó en terror cuando vio en la pantalla desde la que observaba el campo de batalla como Alexey corría a gran velocidad contra él, apretó con desesperación los botones que accionaban los cohetes a reacción en la espalda de la armadura de combate pero todo fue inútil, había agotado la energía del Dinamo Negro. Y Alexey Volkov había saltado, para después conectar con toda su fuerza, capaz de levantar 75 toneladas, un puñetazo en la salida del reactor que la armadura tenía en el pecho. La explosión resultante fue tal que resonó en toda la ciudad, y pudo verse el brillo rojo que despidió la implosión de la armadura desde varios poblados cercanos. El atronador sonido proveniente de la reacción en cadena que había producido la detonación del reactor precedió a la tremenda fuerza con la que fue despedido Alexey, que le hizo estrellarse contra varios árboles en un parque cercano. Amenaza X abrió los ojos, atrapado entre las ramas de un roble, aún en su forma de titanio, solo para observar a lo lejos los rastros humeantes de lo que había sido el Dinamo Negro, una sonrisa de orgullo se vio en su rostro antes de que regresara a su forma humana y cayera inconsciente.

--------------------------------------------------------------------------
El Doctor Yuripor miró con una triste expresión en su rostro al enorme sujeto de traje frente a él, no había nada que decir, por que se rehusaba a seguir con ello.-¿Eso es todo, Doctor?¿No continuará con el proyecto Dinamo?.- El anciano titubeó antes de hablar.-No, señor. No luego de ver lo que Dinamo Negro podría hacerle al mundo. No luego de ver todas las muertes que causó. Si no hubiera sido por ese Agente…- El Hombre de traje gruñó con fuerza.-Alexey Volkov, Amenaza X, Sujeto 37… Desde su surgimiento fue un problema para el Gobierno de Rusia.- La sorpresa fue evidente en el Doctor.-¡¿De qué habla?!¡Salvó a cientos hoy!¡Dinamo Negro podría haber matado a todos en esa universidad con tal de buscarme!¡Es un Héroe!.- Un sólido puñetazo derribó al Doctor al suelo y el Hombre de traje lo miró con odio.-Es un imbécil. ¿En verdad cree que unos Terroristas de Barrio podrían habernos robado sin más un Arma como el Dinamo Negro?.- La sangre surgió de los dientes rotos del Anciano que se retorcía en el suelo, sin comprender nada de lo que sucedía.-¿Qué…?.- Una patada le conectó en el estómago, incrementando aún más su sufrimiento.-¡Todo fue una trampa, idiota!¡Se supone que el Dinamo Negro debía matar a Alexey Volkov! Pero su proyecto resultó ser solo un completo desperdicio, Yuripor, ni siquiera sirvió para matar a un mísero muchacho de 19 de años. Pero no importa, tenemos sus notas, y científicos dispuestos a hacer lo que usted no logró. Ya no nos sirve de nada tenerlo con vida.- El hombre de traje desenfundó una pistola que llevaba en el cinturón y disparó. Solo el sonido del cuerpo inerte del Doctor al caer contra el piso interrumpió el silencio. Vlad maldijo en voz baja y salió del callejón.


Última edición por Comedia el Vie Ago 17, 2012 12:49 pm, editado 3 veces (Razón : Editado por comedia por falta de datos)


avatar
Acción
Admin
Admin

Mensajes : 122

Volver arriba Ir abajo

Re: Concurso de fan fics

Mensaje por Malkavian el Vie Ago 17, 2012 2:47 pm

fic 1
avatar
Malkavian
Nivel 1
Nivel 1

Mensajes : 43

Volver arriba Ir abajo

Re: Concurso de fan fics

Mensaje por Mark Morrison el Vie Ago 17, 2012 4:25 pm

fic 2 xD esta mejor escrito que el mio
avatar
Mark Morrison
Nivel 1
Nivel 1

Mensajes : 72

Volver arriba Ir abajo

Re: Concurso de fan fics

Mensaje por Mike Rhodes el Sáb Ago 18, 2012 5:00 am

fic 2
avatar
Mike Rhodes
Nivel 2
Nivel 2

Mensajes : 119

Volver arriba Ir abajo

Re: Concurso de fan fics

Mensaje por Acción el Dom Ago 26, 2012 1:15 pm

Bueno. Me pase dos días. Pero al parecer sólo tres postearon. Aun así comedia abrio una encuesta, al parecer sin entender el proposito de postear los votos (no votar por si mismo). Pero el resultado es igual.

-¡Y el ganador es!- le apunta con su arma a la orquesta para que estos empiecen a tocar temiendo por sus vidas- El fic dos de Alexey Volkov. Gracias por participar. Aunque esperaba que más gente mandara sus fics, sobretodo con el tiempo que estuvieron ahí.

-En fin, su premio aun no se termina de decidir. Se hablo, pero no se aseguro nada. Más si lo abra, aun si tengo que patear algun trasero para que se lo den puesto que me da mucha pereza hacerlo yo. jejeje. Ok, bromeaba, si tengo que hacerlo yo lo haré.Pero recibirá su premio pronto.-




avatar
Acción
Admin
Admin

Mensajes : 122

Volver arriba Ir abajo

Re: Concurso de fan fics

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.